• This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
  • 57 5 3751932
 

call center

 

Soledad, 200 años después y frente al pelotón de fusilamiento...

200 despues

*OPINIÓN: Soledad, 200 años después y frente al pelotón de fusilamiento...

Por Fernando Castañeda García

Visibilizar a Soledad y proyectarlo como el Municipio que debe convertirse en talanquera del expansionismo de Barranquilla, en lo político, es un deber porque, doscientos años después, no podemos estar frente al pelotón de fusilamiento, para recordar, como Aureliano Buendía, el día que el Municipio de Soledad desapareció y fue anexado a Barranquilla, sino somos capaces –dirigencia política y sociedad civil- de direccionar un proceso político-social, como un solo ejército, para reivindicar la independencia y autonomía territorial y política, para no estar sujetos a lo que decidan los varones políticos que residen en Barranquilla.

t capitularras el famoso Grito de Independencia, en 1810, en la Nueva Granada se organizaron dos estados rivales: el de Cundinamarca y el de El Congreso de las Provincias Unidas. Estas dos organizaciones políticas tuvieron una confrontación con respecto al sistema político que debía regir en el país: mientras Cundinamarca defendía un gobierno de carácter centralista, el Congreso de las Provincias Unidas apostaba por una nación federalista.

Por la necesidad de conquistar el apoyo de los pueblos y parroquias, los gobiernos revolucionarios neogranadinos crearon numerosos cabildos, razón por la cual, el día tres de Marzo de 1814, la Cámara de Representantes del Estado Soberano de Cartagena de Indias, condecoró a nuestro municipio, que entonces era un Sitio de Libres, con el título de Villa de la Soledad de Colombia, “A la constancia en la defensa de la Independencia Americana”.

Acto legislativo que fue refrendado por Manuel Rodríguez Torices, Gobernador del Estado Soberano de Cartagena, el día 8 de Marzo de 1814, o el año cuarto de la Independencia.

 

 

Doscientos años después, Soledad reclama esa independencia. Es imperativo, no ilusión, un grito de Independencia y el ejercicio de ella en lo público y en lo político.Fernando Castañeda García

Sin embargo, en el artículo sexto de dicho Decreto, el Supremo Poder Ejecutivo plantea la creación de una comisión escogida entre los vecinos, conformada por doce padres de familia, para que esa comisión propusiera al Gobierno los medios y arbitrios con los que pudiese plantear su administración de policía interior, límites de su jurisdicción, y todo lo demás que contribuyera, para que a partir del primero de Enero del año 1815, la recién erigida Villa de Soledad de Colombia gozara, en toda su extensión, de sus peculiares derechos, fueros y prerrogativas.

En síntesis, 1815, fue el año del inicio de una nueva era administrativa, independiente, para Soledad. La que, doscientos años después, da la impresión de estar nadando en el sopor de la administración pública, y en lo más deplorable: la apatía de la población para participar en la toma de decisiones en la solución a los problemas que la afectan. 

Soledad reclama Independencia

La categoría de Villa, también se debe interpretar como una condición de independencia en lo administrativo y político para ejercer autonomía territorial.

libertador soledad

Doscientos años después, Soledad reclama esa independencia. Es imperativo, no ilusión, un grito de Independencia y el ejercicio de ella en lo público y en lo político. Este municipio reclama por una dirigencia capaz de liderar procesos políticos que puedan hacer visible a Soledad, lograr que sea la ciudad sede de la Gobernación Departamental, por ejemplo; y convertirlo en el municipio que lidere y direccione un proyecto político de la provincia en la franja oriental del Departamento del Atlántico.

Visibilizar a Soledad y proyectarlo como el Municipio que debe convertirse en talanquera del expansionismo de Barranquilla, en lo político, es un deber porque, doscientos años después, no podemos estar frente al pelotón de fusilamiento, para recordar, como Aureliano Buendía, el día que el Municipio de Soledad desapareció y fue anexado a Barranquilla, sino somos capaces –dirigencia política y sociedad civil- de direccionar un proceso político-social, como un solo ejército, para reivindicar la independencia y autonomía territorial y política, para no estar sujetos a lo que decidan los varones políticos que residen en Barranquilla.

La falta de un proyecto político serio, capaz de conseguir una o dos curules en la Cámara y el Senado de la República -sin que esto implique cambiar de partido o grupo político, ni traducirlo como una propuesta de izquierda- mantendrá sometida a la dirigencia soledeña, que está siendo desplazada por foráneos que no son nativos de Soledad, no viven en Soledad, no tributan en Soledad y para quienes, Soledad, es un apetitoso pudin que vienen a devorar.