bancada caribe 1

Próximamente

La Paz sea contigo, menos con las FARC y una pizca de humar negro

*La Paz sea contigo, menos con las FARC: Señores seamos bienvenidos al país de la impunidad, a la nación de la rosca, a la patria embobada.

0
0
0
s2sdefault

*La Paz sea contigo, menos con las FARC: Señores seamos bienvenidos al país de la impunidad, a la nación de la rosca, a la patria embobada.

 

Con la captura de Jesús Santrich y los últimos asesinatos de los tres periodistas ecuatorianos a manos de disidentes liderados por alias "Guacho", se suman ahora la posible ruptura de lo avanzado (aunque suene a sorna se avanzó), con este grupo armado que tuvo en la voz de Timochenko a su principal crítico.  

Por Victor Manuel Cachay

A CAPITULAR poco más de un año de firmado el tratado de Paz entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Farc, que ya no es guerrilla sino Partido Político, aún quedan interrogantes por contestar y por supuesto mucha tela por cortar en este entramado país llamado Colombia.  

Con la captura de Jesús Santrich y los últimos asesinatos de los tres periodistas ecuatorianos a manos de disidentes liderados por alias "Guacho", se suman ahora la posible ruptura de lo avanzado (aunque suene a sorna se avanzó), con este grupo armado que tuvo en la voz de Timochenko a su principal crítico.  

Señores seamos bienvenidos al país de la impunidad, a la nación de la rosca, a la patria embobada por esa nefasta forma de hacer política, al país del TLC (Tejas, lechona y cerveza), que se repite cada cuatro años y por supuesto a la Colombia donde no pueden convivir personas honestas y echadas pa lante debido a la proliferación de tanto bandido.   

Volvamos al tema de las FARC y sus remiendos de guerra, pues si antes elogiábamos al único Santo al que no le rezan (me incluyo), por tratar resolver un problema de guerra interna con más de 50 años de violencia, ahora la situación no cambio y menos mejoró debido a que la política -lastimosamente- está hecha y defecada por políticos.  

En tanto continuamos a la espera de que los que nos gobiernan tengan un ápice de decencia, se investiguen entre ellos (mala idea), se bajen los sueldos (pésima idea), por lo que es mejor acudir a misa y confesarse (la peor idea de todas), para tratar de que nuestras plegarias asciendan al reino del creador y desciendan convertidas de esperanza, buena voluntad y cuya bienaventuranza será dada por un párroco tan humano como todos. 

En pocas palabras estamos jodidos, y parece que solo por las guerrillas, paracos, lambones y candidatos que emulan a la derecha, pero patean con la izquierda, sino porque no sabemos elegir y mezclamos política con ideología sin conceptos. Que Dios nos coja confesados, al menos si él lo hace sabremos que tenemos dos caminos: el paraíso o el infierno. 

bancada caribe 1

  • Lo Último

  • Recomendados

Loading
Loading