Banner largo Call Center 3

 

PREDIAL 728

Actualidad

¿Logrará Vargas mover la maquinaria en primera vuelta?

*¿Logrará Vargas Lleras que las maquinarias que lo acompañan se muevan para conseguirle votos en la primera vuelta, y darle así chance de pasar a la segunda?

0
0
0
s2sdefault

*¿Logrará Vargas Lleras que las maquinarias que lo acompañan se muevan para conseguirle votos en la primera vuelta, y darle así chance de pasar a la segunda?

Aunque su discurso se ha centrado en sus ejecutorias como vicepresidente y ministro de Juan Manuel Santos, y en general en su experiencia y conocimiento del país, es evidente que la principal estrategia de la campaña presidencial de Germán Vargas Lleras es haberse rodeado de prácticamente toda la clase política tradicional, parte de ella cuestionada y condenada.

lasillavacia.com

Para pasar a la segunda vuelta, suponiendo que la abstención en las elecciones del 27 de mayo sea la misma que en las legislativas (normalmente es un poco mayor), Vargas necesitaría como mínimo conseguir 4,5 millones de votos.

Como lo contamos en nuestro site electoral, todos los políticos que hoy acompañan a Vargas sacaron en las legislativas 4.296.735 votos. Si le endosaran el 100 por ciento, aún necesitaría unos 200 mil apoyos para asegurar su paso a segunda vuelta.

Hace poco, Cifras y Conceptos, la encuestadora de César Caballero, presentó un pronóstico electoral según el cual las estructuras de los senadores que respaldan a Vargas le trasladarán entre el 20 y el 60 por ciento de lo que sacaron en las legislativas del pasado 11 de marzo.

La Silla Vacía, el portal más influyente e imparcial del país, en lo relacionado con el tema político, publicó un artículo muy interesante acerca de la candidatura presidencial de German Vargas Lleras, de cara a las elecciones del próximo 27 de mayo. Por considerarlo de enorme importancia para la formación de criterios por parte del electorado lo publicamos integramente.

La predicción -que ratificó Cifras ayer en un tercer estudio- le ha generado a esa firma una lluvia de críticas porque va en contravía de muchas encuestas y porque el modelo tiene varios limitantes, como lo explicamos en La Silla, entre otros que endosar votos no es un ejercicio científico.

Tras hablar para esta historia con 16 políticos activos de región, nueve de ellos de la campaña de Vargas y el resto de otros candidatos, encontramos que la respuesta a esta pregunta está determinada básicamente por dos factores que aún el proyecto vargasllerista no tiene resueltos y no se sabe bien cómo resolverá: la plata y las bases.

Primero la plata. Como le dijo el año pasado uno de los senadores más votados del país a La Silla Caribe: “Aquí esto se mueve es con plata”, en referencia a las maquinarias tradicionales (que son las que acompañan a Vargas).

Para que un congresista logre sacar a votar a sus votantes necesita billete para pagarles a los líderes que le buscan los apoyos.

También para salir a correrías, organizar reuniones en ciudades y pueblos y garantizar la logística mínima (refrigerios y transporte para los votantes) el día de la elección.

Todo eso suma un total por voto que suele variar de elección en elección. Los valores más altos se manejan en las de Congreso y locales, cuando un apoyo puede llegar a ser tasado en unos 50 mil pesos o un poco más.

Para la segunda vuelta presidencial de hace cuatro años, en cambio y por ejemplo, los votos en el departamento de Bolívar fueron tasados por los congresistas del santismo en 10 mil pesos. En esa ocasión, los políticos estimaron que necesitaban tres mil millones de pesos para ponerle 300 mil votos a Santos sólo en ese departamento.

Aunque, en otros lugares como Córdoba, esos respaldos costaron más, como lo contamos en una investigación de La Silla.

Lo anterior, sumado a la plata contante y sonante con la que muchos compran los respaldos directamente el día de la votación.

En un escenario en el que los senadores (electos y quemados) se quedaron “limpios”, como nos dijo uno de ellos, por haber gastado todo en las elecciones de Congreso, en el vargasllerismo por ahora no es claro que vaya a haber recursos suficientes para activar las máquinas de los votos.

“Esto está muy frío, hay que ir a visitar los líderes y eso es con plata, ni siquiera la publicidad nos la han terminado de mandar”, nos contó un político de Córdoba que está en la campaña Vargas.

Su versión de que la campaña de Bogotá no les ha mandado un peso, fue ratificada por otra fuente del mismo departamento.

Otro político vargasllerista, de Bolívar, agregó por su lado: “Se necesita combustible y ha estado escaso”.

Dentro del proyecto Vargas algunos en región están esperando justamente a que esos recursos se los manden de Bogotá, en un modus operandi similar al que sucedió hace cuatro años, cuando Juan Manuel Santos, tras perder la primera vuelta frente al uribismo, para la segunda decidió activar las maquinarias de su Unidad Nacional a punta de billete, particularmente en el Caribe, como lo revelamos en La Silla.

(Esa plata fue puesta, al menos en parte, por Odebrecht, según le confesó a la justicia después el exsenador santista Bernardo ‘el Ñoño’ Elías, condenado dentro del escándalo de las coimas que entregó esa multinacional para hacerse a contratos en el país).

Aunque hace unas semanas un concejal que está en Cambio Radical nos había dicho que estaba seguro de que esa plata llegaría, ahora en la orilla vargasllerista no están contando mucho con ella.

“No lo veo ni de cerca (lo de Odebrecht). Empresarios y la propia campaña con sus equipos financieros han sido cautelosos y temerosos por las restricciones y consecuencias que hay… ahí está justo la incertidumbre: ¿qué tanto se puede mover la estructura política con esa limitante?”, comentó un líder importante de Vargas en el Caribe.

Ese punto nos lo confirmó uno de los miembros de la campaña desde Bogotá, quien prefirió hablar sin ser citado.

Según su versión, las maquinarias no serán aceitadas esta vez con plata sino con el siguiente estímulo: a la clase política le conviene que gane Vargas porque si gana Gustavo Petro, los van a combatir políticamente y, si gana Iván Duque, el uribismo buscará borrarlos electoralmente en las regionales de 2019.

“Eso es más persuasivo que ofrecer recursos, dejarles claro que esto es cuestión de supervivencia para ellos, y que como puedan, tendrán que moverse”, explicó.

Esa fuente y seis de los políticos regionales con los que hablamos coincidieron en que esa precisamente es la razón por la cual Vargas es el rey de las maquinarias, a pesar de no superar el 8 por ciento en ninguna encuesta: el Exvicepresidente es el único candidato que le abrió las puertas de par en par a la clase política tradicional.

Tanto Petro como Sergio Fajardo son abiertamente opuestos a los políticos tradicionales y al clientelismo. Y Duque, aunque tiene aliados con estructuras en su haber, nunca los salió a buscar ni les hizo fila u ofrecimientos burocráticos.

“Duque tiene políticos con él, pero a la mayoría les ha tocado llegar sin bombos y platillos, medio de agache, y además regalados. Con Vargas la gente se ha sentado, se siente valorada. Siente, así no vaya a ser cierto después, que los va a ayudar si es presidente”, detalló uno de los dirigentes vargaslleristas costeños con los que hablamos.

Y el directivo desde Bogotá agregó por su lado: “No es que nosotros estemos sonsacando a los políticos, es que no los están recibiendo en ningún lado, este es el único sitio a donde pueden llegar”.

Esas alianzas, más que un porcentaje de votos endosados garantizado, le generan a la empresa vargasllerista, sobre todo, una percepción de fuerza que, en una suerte de efecto dominó, ayuda a que se sigan sumando más y más políticos.

En la campaña Vargas ni siquiera hay consenso sobre qué porcentaje esperan que esas maquinarias les trasladen de lo que sacaron en las de Congreso: un Senador de Cambio Radical dice que podría ser un 30 por ciento, mientras que el miembro de la campaña al que entrevistamos cree que estará entre un 10 y un 15 por ciento. Es decir, una fracción de lo que calcula el pronóstico de Caballero.

Sin promesas de ríos de plata, la llave de los recursos para moverse podría estar en las alcaldías y gobernaciones de Cambio Radical (que en 2015 reportó haber ganado 10 gobernaciones y 249 alcaldías), o de otros aliados, según detallaron varios entrevistados.

Esas versiones, no obstante, no las hemos probado por el momento en La Silla.

Pero incluso si el asunto de la plata se solucionara, está el otro factor que la campaña Vargas tendría que resolver para saber si logrará o no mover lo suficiente las maquinarias para la primera vuelta: las bases.

Aunque hay varios políticos que creen que sus seguidores votarán por quienes ellos digan, e incluso un congresista de La U que está con el Exvicepresidente nos dijo que cuando él anunció en sus redes que iba con Vargas, muchos que iban con Petro o Duque le respondieron que cambiarían el voto por solidaridad, seis de nuestras fuentes conocedoras concordaron en que hoy entre sus bases se está moviendo un voto emocional que no está con el vargasllerismo.

Las emociones en estas presidenciales las están moviendo, principalmente, el petrismo y el uribismo, y a ello no son ajenas las clientelas de las maquinarias.

Por eso es que algunos de los que hoy le llenan las plazas a Petro son o han sido objeto de la compra del voto de estas estructuras, y es posible que a varios de esos ciudadanos les toque enfrentar en unos días el dilema entre su fervor y un billete.

“Nosotros como dirigencia nos podemos mover, pero ¿llegaremos a la base? Mira, tú le puedes decir y hasta exigir a los amigos, pero ellos llegan a las urnas y votan por el que quieran. Me preocupa que terminemos movilizando los electores de Petro y Duque nosotros mismos”, comentó un político vargasllerista del Magdalena.

“Las bases para mí están con Duque o con Petro, tendrán que poner el Banco de la República a disposición, el tema de la maquinaria tiene que ir acompañado de una buena opinión pública, de resto es un imposible”, añadió por su lado un congresista de Bolívar.

De todas formas, todavía falta bastante agua por correr bajo el puente durante estos 23 días. Hay quienes incluso ven como una fortaleza que Vargas esté entre dos extremos, y a diferencia de Fajardo cuente con la ayuda adicional de los políticos, sea que se muevan por plata o con el estímulo de lo que les espera con Duque o Petro.

Lea el artículo completo en. lasillavacia.com

  • Lo Último

  • Recomendados

Loading
Loading